Consejos útiles

Primero, congela los limones y luego rállalos. Este es un truco de un vecino, todo el mundo debería hacerlo

69views

Los limones añaden sabor y aroma a muchos platos. Un simple té con zumo de limón se convierte en una bebida deliciosa y reconfortante. Por eso merece la pena congelar los limones y luego rallarlos. Todo el mundo debería conocer esta patente.

Limones llenos de sabor y vitaminas

Los limones son ricos en vitamina C, que tanto necesitamos en otoño e invierno. El té con limón calienta perfectamente y sabe aún mejor . Los limones han encontrado un merecido lugar en nuestra cocina. Los añadimos a salsas y postres.

Estos cítricos de color amarillo intenso favorecen la pérdida de peso y los procesos digestivos. También son ricos en antioxidantes, por lo que eliminan las imperfecciones de la piel y combaten el acné. Además, los limones refuerzan nuestra inmunidad y ayudan a combatir las infecciones. Hay un truco para usarlos que merece la pena probar. En mi casa es muy popular.

Congela los limones y luego rállalos

La ralladura de limón contiene una auténtica riqueza de valiosos ingredientes. Tiene una concentración de vitaminas varias veces superior a la de la pulpa. También contiene limonoides, que son compuestos con fuertes propiedades antioxidantes y curativas. El limón también limpia los depósitos y las toxinas, previniendo así las enfermedades cardíacas. Mata virus, bacterias y hongos. Elimina los parásitos del tubo digestivo, contribuyendo así a una mejor digestión.

También destruye las células cancerosas y no ataca a las sanas. El limón congelado con cáscara es un conjunto completo de nutrientes. Hay que lavarlo bien y secarlo antes de congelarlo. Mételo en una bolsa de plástico en el congelador. Una vez retirado, rállelo y añádalo a diversos platos.

El limón congelado nos dará salud

La ralladura de limón congelada debe añadirse a sopas, salsas, ensaladas, batidos, yogures y otros platos. La ralladura de limón añade un sabor y aroma únicos a nuestros platos . Añadirá un valioso valor nutritivo a sus platos. Gracias a esta adición, mejoraremos nuestra inmunidad, el estado de la piel y la digestión.

De forma sencilla, gracias a la congelación, podemos tener siempre a mano ralladura de limón. Recuerda utilizarla sobre todo en otoño e invierno. Así no nos preocuparemos de ninguna enfermedad y los platos ganarán en sabor.

Leave a Response

admin
¡¡¡Hola!!! Me llamo Sánchez y soy un experimentado redactor apasionado por la cocina. A lo largo de los años, he aprendido diversas tradiciones y recetas culinarias, y las escribo para ti, con el objetivo de compartir mis conocimientos.