Platos principales

Aquí está la primera etiqueta italiana sostenible que considera toda la cadena de suministro de alimentos (a diferencia del Nutri-Score)

67views

¿Cuán nutritivos y sostenibles son los alimentos que llevamos a nuestras mesas? Así nos lo revela la nueva etiqueta italiana que proporciona información sobre toda la cadena alimentaria, única en el mundo.

Detrás de los alimentos que llevamos a la mesa cada día hay un universo formado por recursos naturales y personas, muchas veces explotadas. Un universo que ignoramos porque nadie nos dice exactamente el verdadero “coste” ambiental, social y económico. Pero a partir de ahora Italia dispone de una nueva y preciosa herramienta: comida positiva, es decir, la primera etiqueta alimentaria de sostenibilidad, que basa la evaluación de un producto específico en una perspectiva multifactorial, considerando toda la cadena de suministro.

A diferencia del conocido (y controvertido) sistema que se limita a evaluar los alimentos desde el punto de vista nutricional, el revolucionario sistema de etiquetado Made in Italy también tiene en cuenta el impacto sobre los ecosistemas y los factores ético-sociales, además de económicos. de cada alimento. Se trata de una novedad absoluta a nivel mundial que pretende inculcar una mayor concienciación en los consumidores.

La iniciativa es promovida por la asociación Centro de Derecho y Política Alimentaria de Milán (que se ocupa de las normativas y políticas públicas relacionadas con la nutrición), en colaboración con la Universidad de Milán y la Estructura de la Misión Nacional de Aniversarios y Eventos Deportivos Nacionales e internacional de la Presidencia de el Consejo de Ministros.

¿Qué información incluye la etiqueta?

La etiqueta especial proporciona un índice compuesto con una puntuación resumida relacionada con la calidad de los productos alimenticios y tiene un color azul uniforme para dar al consumidor libertad de elección. En esto se diferencia mucho del sistema de semáforo Nutri-Score (rojo, amarillo o verde) que implica necesariamente una evaluación implícita de “autorización” de consumo y otra de “prohibición”.

El índice final de Alimentos Positivos, que expresa un valor entre 0 y 5 indicado en la etiqueta, es a su vez el resultado de la combinación de cuatro índices sintéticos, evaluados también según una escala creciente de 0 a 5. Como es fácil imaginar, a mayor valor corresponde mayor calidad. Para cada una de las cuatro dimensiones se recogieron indicadores primarios, todos obtenidos de fuentes bibliográficas reconocidas por las comunidades científicas relevantes.

Lea también:

El sistema se basa en los siguientes cuatro índices:

  • Ambiente: índice que pretende aclarar cuántos y qué procesos afectan a un producto desde el punto de vista medioambiental; por ejemplo, cuánto afecta el cambio climático, cuánta tierra o agua se explota para producirlo.
  • Gente: este parámetro revela el nivel de bienestar de los trabajadores involucrados en la producción de un alimento: consiste en el análisis de criterios como innovación social, equidad e inclusión, empleo e igualdad de género.
  • Cadena de producción: ofrece una visión completa de los impactos sociales, oportunidades y desafíos de la producción de alimentos, como una instantánea real del camino que recorre un producto hasta llegar a la venta.
  • Nutrientes: describe un alimento 100%, especificando sus valores nutricionales e informando claramente al consumidor para que sea más consciente de lo que aporta a la mesa

El estudio de caso de los productos lácteos.

Durante la primera fase de trabajo se llevó a cabo un análisis del sector lácteo, central en el modelo alimentario mediterráneo. Es interesante ver qué indicadores se consideraron para la construcción de los índices que componen la etiqueta:

¿A qué empresas se expide la etiqueta?

¿Dónde encontraremos esta nueva etiqueta? Llegará la certificación Alimentaria Positiva emitido a empresas de forma voluntaria. La iniciativa afectará a todo el territorio nacional y a diversas cadenas de suministro.

Además de fomentar un consumo más consciente, Positive Food pretende activar un sistema virtuoso estimulando a las empresas a estar más atentas al respeto del medio ambiente y de los trabajadores.

La etiqueta también incorporará un Código QR que se refiere a un informe alojado en el sitio web de Positive Food, donde el consumidor podrá leer y analizar los datos, la metodología y resultados parciales, con el fin de garantizar la máxima transparencia y replicabilidad del modelo.

Siga con nosotros | | | |

Lea también:

Leave a Response

admin
¡¡¡Hola!!! Me llamo Sánchez y soy un experimentado redactor apasionado por la cocina. A lo largo de los años, he aprendido diversas tradiciones y recetas culinarias, y las escribo para ti, con el objetivo de compartir mis conocimientos.